«O, Fortuna» de Carmina Burana

FORTUNA, diosa romana de la suerte. El 22 de diciembre o el 5 de enero, los relacionamos con la buena o mala fortuna por aquello de la “lotería Nacional”. Vamos a invocarla a ver si nos toca algo y de paso conocemos una parte del manuscrito «O Fortuna» (anónimo creado entre 1100 y 1200) escrito en latín medieval, -Carmina Burana, Canciones de Bura, gentilicio del pueblo alemán de su procedencia- y musicado en 1936 por el compositor alemán Carl Orff. (Seguro que os suena, es muy conocida).

Puedes leer la letra en Latín y en Español más abajo en leer más y, si reproduces el vídeo, te deleitarás con esta gran composición del neoclasicismo alemán y, al visionarlo, con un fenómeno meteorológico espectacular como es la formación y evolución de sistemas nubosos especialmente de desarrollo vertical. Como puedes intuir, es una actividad interdisciplinar y, si la diosa Fortuna se fija en ti, muy productiva.

Suerte y feliz Navidad a todos.

 

{youtube}EGbFBpP2sL0{/youtube}

 

O Fortuna en Latín

ESPAÑOL

O Fortuna
velut luna
statu variabilis,
semper crescis
aut decrescis;
vita detestabilis
nunc obdurat
et tunc curat
ludo mentis aciem,
egestatem,
potestatem
dissolvit ut glaciem.
Sors immanis
et inanis,
rota tu volubilis,
status malus,
vana salus
semper dissolubilis,
obumbrata
et velata
michi quoque niteris;
nunc per ludum
dorsum nudum
fero tui sceleris.

Sors salutis
et virtutis
michi nunc contraria,
est affectus
et defectus
semper in angaria.
Hac in hora
sine mora
corde pulsum tangite;
quod per sortem
sternit fortem,
mecum omnes plangite!

Oh Fortuna,
como la luna
variable de estado,
siempre creciendo
o decreciendo;
oh vida detestable,
ahora la oprime
después la cuida
con un juego, a la fuerza de la mente
a la pobreza
al poder
disuelve como a un hielo
Suerte, inmensa
y vacía
eres tu, rueda inestable
manteniéndote mala
la salud es vana
siempre se puede perder;
cubierta de sombras
y de velos
también a mi me brillas;
ahora en el juego,
la espalda desnuda
llevo, por tu villanía.

La suerte de la salud
y de la virtud
me es ahora contraria;
está conduciendo
y lastrando
siempre compulsiva.
En esta hora,
sin tardanza,
amarrense las cintas con el corazón,
porque por la fortuna
derriba al fuerte,
lloren todos conmigo.

Deja un comentario