La Rana de la Fuente

Estabas escondida en el sumidero de la fuente del patio del instituto. Has causado sensación, ya que eras una rana bien crecidita. Alguno de los alumnos no había visto una rana tan cerca. ¿Es un sapo? ¿Es una rana grande? ¿De dónde ha venido hasta aquí? … Bueno, muchas preguntas, y no todas con una respuesta absoluta. Era una rana verde, Rana perezzi, según los últimos taxónomos. Pertenece a los Anfibios de la clase Anuros. No es un sapo. Al final se ha puesto a saltar, no había quien la pillara. Con el café en una mano, me la llevo en la otra a la sala de profesores. Le busco un lugar: la urna de los enamorados. Nadie quiere besarte, aunque alguno te acaricia. Última misión:  tu liberación, tras hacerte el correspondiente reportaje fotográfico. Por fin, … este pedazo de rana va a parar a la Rambla de las Moreras. ¡Buena Suerte a los anuros enamorados!

Deja un comentario