Operación Natrix

Entre el miedo y la curiosidad, entre no mirar y estudiar, entre proteger o pisarle la cabeza… ¿qué habrías hecho? La culebrita apareció por sorpresa. Al final, el profesor llamó a un jefe de estudios y un valiente la llevó al Director. ¿Esto se come? … Al final por poco se nos escapa y se queda a estudiar aquí. Con perdón a tu salvador, pensamos que lo mejor era devolverte a un espacio natural salvaje. La culebra viperina, Natrix maura, estuvo rabiosa todo el tiempo:  hinchó la cabeza e incluso enseñó los dientes. Pero lo suyo es puro teatro, ¡pedazo de leoparda…! Al final a una charca te mandamos.

5 comentarios en “Operación Natrix

Deja un comentario